lunes, 26 de diciembre de 2011

Sucedió en "The Long Gun"

Desde Bangkok

Dardos y ping pong  
Publicada: el 26 de diciembre de 2011 en el Diario de Yucatán. 

Jorge Luis Hidalgo Castellanos

Los globos reventaron encima de las cabezas de algunos asistentes cuando fueron tocados por los puntiagudos dardos disparados desde el escenario central, en lo que era la tercera ronda de tiro al blanco en el espectáculo voluptuoso de la noche.

Ellos boquiabiertos, ellas sorprendidas, unos más complacidos y la mayoría incómoda, se encontraban todos en un bar semioscuro y bullicioso que recordaba el de alguna película de Quentin Tarantino o Robert Rodríguez donde se mezclaba personal de ambos sexos, extranjeros de diversas nacionalidades y tailandeses. No era muy tarde en esa noche de mitad de la semana, pero el ambiente parecía el de un viernes o sábado en el local ubicado en conocida calle de entretenimiento nocturno en Bangkok. No había diferencias sociales ni rangos jerárquicos en ese momento.

En otro escenario, después de haber fumado un cigarrillo, las muchachas se lanzaban pelotitas de ping pong que certeramente entraban en el hoyo destinado o en alguna bolsa colocada sobre el piso del entablado con espejos —incluso en el techo— alrededor del cual había sillas altas en las que curiosos, y seguramente asiduos, espectadores se deleitaban mirando casi sin pestañear. Las blancas y leves pelotitas recorrían la distancia acrobáticamente por entre las piernas y entraban.

El grupo de foráneos europeos y latinoamericanos parecía no dar crédito a lo que veía a pesar de haber oído mucho al respecto e incluso haber visto algo parecido en alguna película australiana. Bebían cerveza y presenciaban desde la última fila, a escasos cuatro metros del escenario, viendo pasar chicas que parecían púberes ninfas que coqueta pero desvergonzadamente iban y venían. A un lado una de ellas comía un plato típico, alegremente con un anciano caucásico de ojos claros, más gozoso todavía.

Una chica del local se aproximó a la rubia del grupo y le habló amistosamente. Al poco tiempo le acarició la mejilla, sin que entendiera una sola palabra, no sólo porque se expresaba en otro idioma, sino porque casi no podía articular palabra alguna y trastabillaba. De pronto se alejó. Otra ronda de cerveza llegó y con ella, la mujer que abordó una vez más a la rubia, pese a estar con dos amigas, su esposo y cuatro amigos.  El show continuaba, con música a todo volumen a ritmo de hip hop y varias muchachas, no menos de ocho, se encaramaron en el escenario para bailar frenéticamente, contoneando sus frescos y delgados cuerpos y agitando los brazos y las cabezas. 
   
Los amigos y el esposo veían a uno y otro lado, atentos, hasta que la chica besó a la rubia en la mejilla al tiempo que la música acababa; se apresuró entonces para subir a la tarima y como si siguiera un guión comenzó junto con otra canción a contonearse mientras la rubia se carcajeaba, nerviosamente aliviada, con sus amigas después de haber vivido el sorpresivo ataque de la morenita asiática. Sus amigos, ya tranquilizados, dieron un trago a sus respectivas botellas en medio de la agobiante noche bangkokina y volvieron la mirada al escenario donde las estrechas caderas de las chavalas se agitaban estridentemente en armonía con sus desnudos y alargados brazos que subían y bajaban como si bailaran a gogó. Todos ellos sonrieron complacidos.

“The Long Gun” se llamaba el lugar, y no podía ser otro el nombre de un centro nocturno de una calle llamada Cowboy, donde en las tórridas noches de Bangkok la gente se refresca con cerveza y hasta pueden resultar entretenidas.


Copyright 2011  Texto & Fotos: Hidalgo

lunes, 19 de diciembre de 2011

En favor del desminado

Frente al Palacio de la paz, Phnom Penh, Camboya

MINAS ANTIPERSONAL: UN ASUNTO DE TODOS

Jesús Martínez y Tun Chananareth son dos hombres maduros que tienen algo en común: carecen de piernas. El primero es salvadoreño y el segundo, camboyano. Ambos son víctimas de las minas antipersonal que se colocaron en el territorio de sus países durante los años de conflicto armado y los dos participan, como ciudadanos de a pie (sociedad civil), en la XI Reunión de los Estados Parte del Tratado sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal que se celebró del 28 de noviembre al 2 de diciembre en Phnom Penh, capital de Camboya.

Esa semana se caracterizó por una intensa labor de la diplomacia multilateral en el mundo. Pero mientras los reflectores estaban enfocados en la COP-17 sobre cambio climático en Sudáfrica –en seguimiento a la que tuvo lugar en Cancún hace un año- de relevancia sin duda para el planeta, pocos se enteraron del trabajo que se llevó a cabo, paralelamente y al mismo tiempo, en Phnom Penh, para atender otro grave asunto que amenaza a la humanidad y que requiere de la cooperación internacional.

Pleno de la XI Reunión
El Tratado sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal o Convención de Ottawa (el nombre formal es Convención sobre la Prohibición del empleo, almacenamiento, producción y trasferencia de Minas Antipersonal y su destrucción) fue negociado en dos años y abierto a la firma de los Estados en la capital de Canadá el 3 de diciembre de 1997, entrando en vigor en marzo de 1999. México, en la línea de su acción diplomática, congruente con el apoyo y respeto a los principios del derecho internacional y humanitario fue uno de los primeros 40 países que lo firmó y ratificó, además de haber sido un protagonista en el proceso de su creación no obstante y afortunadamente no haber padecido el flagelo de este tipo de armas en carne propia. De hecho el estado mexicano no produce, almacena, posee emplea ni transfiere minas antipersonal. 
Jesús Martínez en Phnom Penh
Actualmente, más del 80% de los países del mundo son parte de la Convención de Ottawa (158 Estados, con la adhesión de Sudán del Sur el 11 de noviembre pasado), pero todavía más de un tercio de los países (72 Estados) están contaminados con minas antipersonal terrestres. Son miles de explosivos enterrados o a flor de tierra, potencialmente peligrosos para los habitantes de esas regiones o para los visitantes –turistas incluidos-. Los niños no pueden jugar con libertad ni los campesinos sembrar sus tierras ante la posibilidad de que al hacerlo salten en pedazos y, en el mejor de los casos, mueran. Mundialmente existen centenas de millares de sobrevivientes de las minas antipersonal, como Tun y Jesús, que deben ser atendidos, rehabilitados y, en general, ver respetados sus derechos y sus necesidades cotidianas.
La reunión que se llevó a cabo en Phnom Penh –donde México participó- tuvo una particularidad: fue en Camboya, donde hace más de 20 años inició el movimiento contra las minas terrestres. Este país del sureste asiático es todavía uno de los más afectados por las minas antipersonal. Décadas después de haber terminado la Guerra aún existen miles de minas por desactivar. En Camboya más de 63 mil personas –muchas de ellas infantes- han fallecido o han sido heridas por estas armas. Los efectos devastadores y tristes de las minas antipersonal mostrados en Camboya a principios de los años 90 sensibilizaron al mundo y alentaron a los gobiernos sobre el uso indiscriminado de las minas. Seis organizaciones no gubernamentales (ONG) lanzaron en 1992 la Campaña Internacional para Prohibir las Minas Terrestres (ICBL, por sus siglas en inglés) y cabildearon en las Naciones Unidas. Su trabajo fructificó muy pronto y uno de los reconocimientos además de la Convención de Ottawa fue que la ICBL y su entonces coordinadora, Jody Williams, obtuviesen en 1997 el Premio Nobel de la Paz.
El miércoles 30 de noviembre, en el salón de las sesiones plenarias del imponente y nuevo Palacio de la Paz en la capital camboyana, en cuyo exterior ondeaban banderas celestes de la ONU, los participantes de la conferencia internacional tuvieron la oportunidad de ver un programa que resumió la labor multilateral contra el desminado de más de dos décadas. Los maestros de ceremonias fueron un ex militar británico desminador que perdió el brazo y la pierna derechos al intentar desactivar una mina, y una chica de Camboya que no tiene la pierna derecha y usa una muleta desde que tiene 5 años. Otras muchachas camboyanas discapacitadas, en sillas de ruedas, interpretaron una danza tradicional jemer con vestidos dorados y sonriendo angelicalmente. Los espectadores no podían más que contener la emoción, y muchos, las lágrimas.
Tun y Jesús tienen otras cosas en común: ninguno era soldado o combatiente cuando pisaron la mina que les mutiló, iban rutinariamente a trabajar. Ambos sobrevivieron y ahora son voceros de la sociedad civil, que dedican todo su tiempo y esfuerzo –desde sus sillas de ruedas- a pregonar la paz y el desminado en el mundo. Tenemos que ayudarlos.H
Copyright 2011.   Hidalgo  Texto & Fotos.

Banderas de Camboya y ONU

Artículo relacionado: "Víctimas de las minas" (8/jul/2013).

Ver histórico del Blog.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Diciembre en Bangkok

Navidad al estilo oriental  Publicada:  12 diciembre 2011  (Promocional)
 Elefantes vestidos de Santa Claus (arriba), luces de colores y pino navideños pueden verse en Tailandia, país musulmán, en esta época
Elefantes vestidos de Santa Claus (arriba), luces de colores y pino navideños pueden verse en Tailandia, país budista, en esta época  Ver fotos(1)
 Share
Árboles de Navidad y figuras de renos, muñecos de nieve, estrellas, cabañas alpinas y hasta de Papá Noel aparecen en los centros comerciales de la capital tailandesa desde mediados de noviembre.

Los diarios, incluyendo por supuesto a los editados en inglés publican motivos alusivos a la temporada navideña cristiana y muchas zonas de la ciudad se llenan de luces de colores, según nos cuenta Jorge Luis Hidalgo Castellanos en su colaboración semanal que puede leerse en la columna Desde Bangkok.

Tema: Temporada navideña


Desde Bangkok

Tailandia se viste de Navidad Publicada:  12 diciembre 2011

 Share
Árboles de Navidad y figuras de renos, muñecos de nieve, estrellas, cabañas alpinas y hasta de Papá Noel aparecen en los centros comerciales de la capital tailandesa desde mediados de noviembre.

 Los diarios, incluyendo por supuesto a los editados en inglés –que afortunadamente existen también- publican motivos alusivos a la temporada navideña cristiana y muchas zonas de la ciudad se llenan de luces de colores que reflejan un espíritu festivo.

Pareciera que la enorme distancia que separa el sureste asiático de América o Europa no es óbice para que su influencia de origen cristiano se pueda sentir en una de las ciudades más grandes, modernas y cosmopolitas de Asia. Es precisamente esa apertura al exterior y su relación con los extranjeros lo que hace que diciembre tenga semejanza en ciertos aspectos con Sevilla, Los Ángeles, Mérida, Belice o Río de Janeiro. De hecho, en atención al clima, sería más parecido a las tres últimas ciudades mencionadas, puesto que es una época fresca para los locales, pero solamente “menos calurosa” para los extranjeros.

Es curioso, no obstante, ver la influencia del adviento de Jesús, o la manifestación de sus símbolos en las calles y barrios de Bangkok —por acaso la “Ciudad de Los Ángeles”, en su significado en thai- toda vez que tailandia es un país en el que más del 93 por ciento de su población profesa el budismo. Cristianos son poco más de 2 por ciento y de ellos la mitad católicos. En ese contexto es que cobra importancia la influencia de los europeos y americanos, aunque debe recordarse que no es nuevo ya que desde hace más de 500 años están presentes los católicos en esta región del mundo, cuando los portugueses arribaron al reino de Siam y otros lugares de Asia.

No debe pensarse, sin embargo, que diciembre es como en México o Italia. Fuera de los lugares comerciales y hoteles, a donde acuden extranjeros –turistas o residentes- y se ofrecen cenas alusivas, los bangkokianos viven días rutinarios y normales, salvo la frescura de las noches y mañanas del mes.

La Nochebuena está muy distante de la idiosincrasia tailandesa y no se conmemora en los hogares ni se acostumbra recibir o dar regalos o tener una cena especial.
La juventud sí que aprovecha para tomar como pretexto los días y festejar, pues se hace fiesta de todo lo que se pueda a esa edad.

Las tiendas, escuelas, oficinas gubernamentales y la industria trabajan de manera usual. Es muy común ver en las múltiples obras en construcción que abundan en toda la capital –es una ciudad que se construye y moderniza de forma continua- a los operarios trabajando hasta tarde las noches del 24 y del 31 de diciembre o a primera hora de la Navidad y del Año Nuevo. Es imposible no darse cuenta cuando el ruido de la construcción se escucha muy temprano y no permite continuar durmiendo, después de la “cristiana” desvelada que implican dichas fechas.

Los tailandeses, pese a que conmemoran su Año Nuevo en abril –entonces sí, ni los albañiles laboran-, tienen coincidentemente, en diciembre feriados que les permiten –y por extensión a los extranjeros- disfrutar de algunos días o fines de semana largos como en este año. El primero se festeja el 5 de diciembre, el Día Nacional tailandés, cumpleaños del Rey y, a la vez, Día del Padre. El segundo es el 10, Día de la Constitución, establecido para conmemorar la promulgación de la primera Carta Magna tailandesa en 1932, documento en el que se adoptó la Monarquía Constitucional en el reino de Siam y se dejó atrás el centenario absolutismo. Y el tercero aunque en enero, es parte de los festejos de la temporada, el día primero.

Al final, los católicos, cristianos protestantes, budistas, hinduistas, judíos y musulmanes o feligreses de cualquier otra religión que viven en Tailandia descansan oficialmente varios días de diciembre, sin perder sus tradiciones y ritos, compartiendo con sus semejantes, en una demostración espontánea de tolerancia y cofraternización, tal como lo predicaron en su oportunidad hace miles de años, los diversos maestros y profetas en este mundo que tanto soporta. Felices Fiestas!
 


Copyright 2011.

Texto: Hidalgo

lunes, 5 de diciembre de 2011

El Real cumpleaños

Desde Bangkok
El rey que más ha reinado  Publicada:  5 diciembre 2011

Este lunes es el cumpleaños del rey. Es obviamente, un día festivo en Tailandia celebrado en todo el reino y que este año ha coincidido con un fin de semana largo en los primeros días de la época menos calurosa en el sudeste asiático.
 Para conmemorar se transmiten programas de televisión y radio alusivos y se colocan grandes retratos de su Majestad en las principales avenidas de las ciudades, edificios gubernamentales y en los rascacielos del distrito financiero de Bangkok.

El rey Pumipón Adulyadei (o Bhumibol Adulyadej como lo escriben en inglés) nació el 5 de diciembre de 1927 en Cambridge, Massachussetts en Estados Unidos, mientras su padre, el príncipe Mahidol Adulyadei estudiaba en la Universidad de Harvard.

Educado en Suiza, el rey ascendió al trono el 9 de junio de 1946 asumiendo el nombre de Rama IX en la dinastía Chakri de la realeza tai. Es el monarca que durante mayor tiempo en la historia reciente ha servido como Jefe de Estado de un país y que representa la identidad y unidad de su reino. Es también el Jefe de las Reales Fuerzas Armadas Tailandesas. A decir de algunos, el nombre del rey significa “Fuerza de la tierra, poder incomparable” y en efecto ha dado en los años de su reinado fortaleza y esperanza a su pueblo. Su genio inventor ha provisto a Tailandia de algunos aparatos de utilidad práctica en la agricultura y a mantener sanos los múltiples estanques como el aereador que es componente permanente del paisaje en los jardines y lagos tailandeses en todo el territorio.



Gracias a iniciativas reales algunas de las peores sequías que ha padecido Tailandia han sido revertidas. Con su equipo cercano ha recorrido su reino llevando atención médica a lugares apartados. Son famosos los Proyectos Reales, serie de programas gubernamentales de desarrollo social, que han cambiado la vida de la gente y que han conseguido avances con el apoyo incluso de organismos internacionales como en el caso de la sustitución de cultivos en una zona del país que tradicionalmente y durante siglos había sembrado opio.

Ha sido un monarca que le ha brindado atención a la gente y se preocupa cuando las calamidades le afectan. Por ello, los súbditos lo veneran. Lo consideran su padre y por extensión, su cumpleaños también es ahora el día del padre en Tailandia.

Pero además de su labor de Jefe de Estado, el rey se destaca por ser un artista. Ha cultivado la pintura, la fotografía, la literatura y la música. Es compositor de varias melodías y un consumado saxofonista, especializado en jazz que tocó con músicos renombrados como Benny Goodman y Lionel Hampton. En los deportes se destacó como navegante, habiendo ganado competencias de veleo, no obstante complicaciones visuales derivadas de un accidente en su juventud.

 La institución real en Tailandia es de muy larga tradición. Han sido por lo menos ocho siglos en que diferentes dinastías han estado en el trono del otrora Siam y que tuvieron su sede en las varias capitales que el reino ha tenido a lo largo de su historia. Fue a finales del siglo XVIII, cuando Bangkok se convirtió en la capital siamesa y ascendió al trono Rama I, el primer soberano de la dinastía Chakri, linaje del que el rey Pumipón o Rama IX desciende y con el que ha pasado al siglo XXI en el reino tailandés. Ha sido esta dinastía real la que dejó el absolutismo ejercido por los Chakri durante 150 años para dar a sus súbditos la primera constitución en 1932, con lo lo que el régimen pasó a ser el de una Monarquía Constitucional y el rey, una figura importante y respetada, pero representativa y simbólica, como Jefe de Estado y cediendo el poder al Jefe de Gobierno, en la persona de un Primer Ministro.

El 5 de diciembre el rey Pumipón cumple 84 años y sus súbditos festejan al más longevo rey de este país y al que más largamente ha reinado en nuestros días en el mundo ya que lleva 69 años como monarca en Tailandia. Long Live the King!



 Copyright 2011

Texto: Hidalgo

lunes, 28 de noviembre de 2011

Japoneses

Desde Bangkok
Atractivo polo para los japoneses  Publicada:  28 noviembre 2011
Jorge Luis Hidalgo Castellanos


 Share

La familia Kako tiene cinco miembros. Los jóvenes padres y tres hijos, de los cuales el mayor tiene cinco años y el menor uno. Arribaron a Bangkok hace un año porque el Sr. Kako es ingeniero químico y fue trasladado por su compañía, Ajinomoto, una de las más grandes empresas de alimentos de Japón, que cuenta con fábricas en Tailandia, desde donde distribuye sus productos no sólo a este país sino a otros de Asia e incluso al mismo país del Sol Naciente. Esto no es raro ya que en Tailandia existen más de 7 mil negocios japoneses, entre los que se encuentran los grandes nombres y marcas como Toyota, Honda, Sony y Mitsubishi. Tailandia es un polo de atracción de la inversión japonesa.
La familia Kako es una de las miles de familias japonesas que residen en Tailandia, nación a la que el clima, la cultura y el menor costo de vida atraen como la miel  a las abejas. De acuerdo con datos de entidades turísticas de Japón, se calcula que en 2010 visitaron Tailandia casi 900 mil nipones y su embajada mantiene un registro de 50 mil nacionales radicando en Bangkok y otras ciudades del país de las sonrisas, la mayor población nipona en Asia fuera de Japón y quizá la segunda en el mundo después de Brasil.
No es nada raro encontrar en ciertos barrios letreros en japonés y gente de esa nacionalidad. La zona de Sukhumvit, por ejemplo, es muestra de ello. En una zona parecida a la colonia Polanco en la ciudad de México, la mayor parte de sus habitantes es de Japón. Los restaurantes, comercios, salas de masajes, cafés, hospitales y escuelas presentan publicidad, cartas y cursos en su idioma o tienen personal bilingüe para atender a esa población.
En los altos edificios y condominios de las calles 22 a la 65 de Sukhumvit Road, perpendiculares a esa avenida que parece ser la columna vertebral de la capital tailandesa, no es exagerado decir que el 90 por ciento de sus departamentos está ocupado por japoneses, como los Kako, empleados de firmas trasnacionales de su país, con buenos sueldos y amplias prestaciones que les permite a sus hijos acudir a escuelas internacionales, donde se imparte la educación en inglés. Pero varios de esos colegios particulares ofrecen también la educación en japonés, con sistema y métodos de su país, es decir, sólo cambia el clima para esos niños. Además, claro está, existe el Liceo Japonés y otras escuelas que si bien imparten en inglés o francés sus lecciones y materias, también ofrecen la posibilidad de estudiar japonés como segundo o tercer idioma.
Además de Sukhumvit, la comunidad japonesa en Bangkok se concentra en las áreas de Sala Daeng –distrito financiero- y Pathumwan donde existen dos grandes tiendas de departamentos dirigidas a ella: Isetan y Tokyu. Las mejores librerías de la ciudad, por su variedad, tamaño y calidad son, sin duda, las de Kinokuniya y los supermercados Fuji son trasplantados, pues al traspasar sus puertas, uno se siente en Japón, rodeado de productos de ese país.
Los Kako son una familia feliz y joven, de una generación que difiere de la de sus padres en gustos, perspectivas y ambiciones, pero son tan atentos, respetuosos y amables cuanto ellos. En general son cosmopolitas, sociables y hablan inglés, de manera que se relacionan con gente de otras nacionalidades sin problema y amplían el círculo de amigos más allá de su comunidad.
Con las recientes inundaciones en Tailandia, la mayoría de estas familias fue obligada por las empresas que emplean a los jefes de familia a evacuar y retornar temporalmente a Japón–todo pagado-, lo que se resintió en la economía y en la cotidianeidad de Bangkok. Permanecieron, eso sí todos los empleados de las firmas japonesas, al pie del cañón laborando o auxiliando a los tailandeses y con la camiseta de su compañía y su país bien puesta, entre ellos el Sr. Kako, quien suele tomar cerveza Asahi helada, aunque siempre que se le ofrece una Corona esboza un amplia sonrisa y la prefiere y hasta sabe decir Salud!H

lunes, 21 de noviembre de 2011

Abrazado por las raíces

El buda abrazado        Publicada:  21 noviembre 2011
Imágenes de Panchaud Marc del buda de Mahathat en Ayutthaya
Imágenes de Panchaud Marc del buda de Mahathat en Ayutthaya  Ver fotos(2)
 Share


El buda de piedra, cuyo rostro sobresalía de entre las raíces del Banyán -árbol sagrado en Tailandia y buena parte de Asia- que han ido  abrazándolo como boas a lo largo de los años, había desaparecido.

 Alrededor del árbol en el templo de Mahathat en Ayutthayá sólo se veía agua; se había convertido en un pantano, semejante a los Everglades de la Florida, donde los árboles sobresalen del agua y solamente puede uno transportarse en botes.
 

Sin embargo, aquí además de árboles y budas hay templos centenarios y en ellos varias estupas o chides (torres acampanadas), todo anegado. Era una imagen que entristecía a quienes lo había visto en su esplendor.

Algunas imágenes de templos inundados son más que descriptivas, como la del templo Wichitraram en Bangkok, donde se ven decenas de figuras esculpidas que sostienen una estupa con los brazos y las piernas abiertas dando la impresión de levantarla para salvarla del agua que les llega hasta los pies. O el gigantesco demonio que resguarda la cámara de murales en el monasterio del Gran Palacio que ha visto que el agua le alcanzaba más allá de los calcañares e impávido permanecía en su lugar.
 

Esa misma imagen se reproducía en otro templo con el añadido de que se veía a jóvenes monjes budistas chapoteando alegres frente a los guardias eternos.

El buda de Ayutthayá es un icono turístico, y si bien pareciera haber sido dejado a propósito bajo el árbol con la finalidad de que sus raíces lo envolvieran y dar la impresión de ser más antiguo de lo que es para sorprender a los visitantes, lo cierto es que el banyán lo acogió rápidamente como doncella amorosa que abraza a su caballero ideal, amor platónico o príncipe azul cuando finalmente lo encuentra y lo tiene cerca. El, cariñoso se ha dejado ceñir por ese natural abrazo que les confiere a ambos una aureola celestial que encanta a quienes los ven, independientemente de ser o no religiosos. Es la fuerza y la ternura de la naturaleza proyectada en el arte sacro.

Dada su importancia a nivel nacional y mundial, el Departamento de Bellas Artes de Tailandia ha realizado estudios para conocer la magnitud de los daños a la zona arqueológica —templos— de Ayutthayá, los cuales se calcula ascienden a 3 millones de dólares. La UNESCO, dado que se trata de un sitio considerado Patrimonio Histórico de la Humanidad, enviará especialistas de diferentes países para ayudar a la restauración con el fin de evitar que algunas de las antiguas construcciones colapsen y poder recibir sin riesgos al turismo, del cual en gran medida vive esta ciudad.

Así, con el paso de las semanas, las aguas comienzan a retornar a su nivel, pero los tailandeses se han tomado esta calamidad también de modo muy natural. Caminan, juegan, nadan, chapotean y navegan en las aguas crecidas que convirtieron calles y carreteras en canales y patios y explanadas en lagunas. Ríen, a pesar de todo, y hacen chistes, como los mexicanos suelen hacerlo ante la adversidad -recordemos el terremoto de 1985-. Reírse de sí mismos, que al fin y al cabo hay que disfrutar la vida en este mundo que es sólo una vía de tránsito para alcanzar el paraíso y la vida eterna siempre que no se haga daño al prójimo. Es lo que el budismo intenta enseñar y pregona que debe practicase.

Ahora el rostro, o mejor dicho la cabeza del buda abrazada por el banyán puede verse nuevamente en Wat Mahathat. Estuvo sumergida durante semanas tras haberse inundado Ayutthayá, antigua capital siamesa que comienza a recuperarse y cuyos habitantes están limpiando del fango y basura acarreados por los ríos. El buda no presenta vestigios de suciedad y seguirá siendo contemplado por miles de personas. El desastre natural lejos de ahogarlo le ha dado una oportunidad, la de tener una nueva anécdota que los guías contarán a los turistas aumentando su legendaria presencia y su halo de santidad entre los creyentes.

Copyright 2011


Texto: Hidalgo

lunes, 14 de noviembre de 2011

Sin Loi Krathong

Deslucida celebración       Publicada:  14 noviembre 2011


Loi Krathong es una festividad tradicional de Tailandia. Este año hubo poco que festejar, pues las inundaciones impidieron ese gran regocijo.

Normalmente el Loi Krathong habría sido una celebración popular, pero el desastre en Tailandia evitó el regocijo.

Loi Krathong es una festividad que se celebra en todo el reino la noche de luna llena del decimosegundo mes tailandés (lunar), que según el calendario occidental cayó el 10 de noviembre. Sin embargo, esta vez hubo poco que festejar, según nos cuenta Jorge Luis Hidalgo Castellanos en su colaboración que ya puede leerse en http://www.yucatan.com.mx/     Tema: Calidad de vida


Desde Bangkok

Un año sin Loi Krathong         Publicada:  el 14 de noviembre de 2011 en el Diairio deYuctan.

Jorge Luis Hidalgo Castellanos

Normalmente habría sido una celebración popular en grande puesto que es quizá la mejor preservada y difundida tradición en Tailandia, pero el desastre producido por las mayores inundaciones en 100 años que todavía padece una parte del país y de su capital evitaron el regocijo.


Loi Krathong es una festividad anual que se celebra en todo el reino la noche de luna llena del decimosegundo mes tailandés (lunar). Este año, 2554 en Tailandia y 2011 de la era cristiana, la fecha ha sido el 10 de noviembre, pero con poco que festejar.


“Arreglo redondo de flores que flotan” podría significar Loi Krathong dado que lo usual es festejarlo depositando en el agua un circulo floral dejando que la corriente se lo lleve. Originalmente eran adornos elaborados con hojas de platanero dobladas y que tejidas semejaban flores de loto. La base de los arreglos eran rodajas del tallo o tronco de los plátanos (árbol) que por ser cavernoso permite que flote. En el centro se colocan algunas flores, velas e incienso, que encendidas navegan en la oscuridad de la noche.


Respecto de su origen existen diversas apreciaciones. Una es que se trata de una versión adaptada de la costumbre india con la que se pagaba tributo a la diosa del agua. En el antiguo Siam habría pasado también como un ritual similar. Otra posibilidad es que se haya originado durante el reino de Sukhothai, cuando una de las reinas comenzó a ofrecer a los dioses flores en agradecimiento; esta versión tiene una variante que señala que el origen habría sido ya cuando la capital estaba en Bangkok, con la dinastía real Chakri. Y una más es que se estableció, tomado de los brahamanes hindúes para honor a Buda, Sidartha Gautama. En todo caso, siempre como muestra de agradecimiento por el agua con la que la vida es posible.


La tradición continua en la actualidad y cada año es un festejo nacional que comparte, aunque no siempre en las mismas fechas, con países vecinos, principalmente en Laos y Myanmar, aunque también en Malasia.


La celebración se hace en los ríos, como el Chao Phraya en Bangkok, a cuyas márgenes millares de personas se acercan en cuanto atardece para dejar su Krathong en sus aguas, que brillan en su cauce cual estrellas en el cielo. En algún momento de la noche hay espectáculos de fuegos artificiales. Esto se reproduce en todo el país, aprovechando ríos, lagos, mar, estanques, canales y hasta albercas de condominios, casas y hoteles.


En el norte, la ciudad de Chiang Mai une otra tradición, la del Yi Peng, festival
de las linternas (Khom loi o linternas flotantes) que, a la manera de globos de aire caliente son elevados por centenares en la noche de Loi Krathong iluminando el firmamento del otrora reino de Lanna, del que se ha heredado esta tradición. Existía en tiempo pasados, no en tanto, una diferencia en los calendarios de los reinos de Lanna y el de Siam, pues la fiesta se celebraba en aquel durante la luna llena del “segundo mes” lunar, el llamado Yi Peng. Las casas de ese reino se decoraban también con linternas (Khom fai) y usaban otras colgadas de un palo (Khom thue).


En el siglo XVI la tradición del Yi Peng fue absorbida en ciertas partes de Laos.


Se trata de tradiciones muy arraigadas en el pueblo thai que pobres y ricos, en el norte y en el sur, siguen normalmente con alegría, a menos que haya circunstancias inusuales o algo muy grave que obligue a no celebrarlas.
Este año lamentablemente así ha sido debido al exceso de agua en septiembre y octubre que ha castigado al reino con millones de metros cúbicos que los ríos han sido incapaces de acarrear hacia el mar anegando amplias zonas rurales y urbanas.


No es que no hubiera que agradecer a los dioses del agua, pero el ánimo después de semanas inundados ha hecho que éste haya sido en muchas lunas, un noviembre sin Loi Krathong.




Copyrights 2011.        Texto: Hidalgo

lunes, 7 de noviembre de 2011

Mercados Flotantes

El mercado flotante, otro emblema de Tailandia  Publicada:  7 noviembre 2011
Imágenes de los mercados flotantes de Tailandia
Imágenes de los mercados flotantes de Tailandia Ver fotos(3)
 
 Share

Tráfico en la navegación
Tailandia es un país tropical, de tierras bajas y abundante agua que obligó a sus habitantes a vivir y a realizar sus actividades cotidianas  de una singular manera, conviviendo con el agua, pero salvaguardándose de ella. Así fue durante siglos. Los mercaderes y los campesinos tuvieron que ingeniárselas para vender sus productos y lo hicieron con botes de madera, dando origen a los mercados flotantes, una de las tarjetas postales tailandesas.

La publicidad turística actual de este país presenta invariablemente a este tipo de mercados, algo único que estimula al turista a conocerlo. Sus imágenes, con pequeñas embarcaciones llenas de frutas de colores, verduras, flores, comida, artesanías y hasta aves vivas que navegan suavemente sobre las aguas de los canales son un verdadero atractivo, que para los mexicanos –toda proporción guardada- semeja a las trajineras en Xochimilco y a otros extranjeros las góndolas de Venecia.

Las frecuentes inundaciones en Tailandia, incluso las recientes, hacen recordar el hecho de que este país tiene una extensa área de su territorio con tierras bajas, particularmente en la parte central, con humedales, pantanos y caudalosos ríos. El típico paisaje rural tailandés se retrata con inmensos arrozales anegados –propios de su cultivo-, búfalos que ayudan a las tareas agrícolas, montañas tropicales y casas con estilizados techos construidas sobre palafitos. El mercado flotante es otro elemento distintivo de Tailandia en villas y ciudades, incluyendo Bangkok.

Fruta local a la venta


Desde la capital pueden visitarse algunos, entre ellos el de Damnoen Saduak, a unos 100 km al suroeste de la ciudad. Toma el nombre de la villa donde se localiza y es uno de los más auténticos puesto que otros han sido construidos para fines turísticos y no cuentan con el sabor tradicional, con gente del pueblo que vive y vende ahí mismo sus productos. En realidad Damnoen Saduak tiene tres mercados que se comunican por canales acuáticos, estos son Ton Khem, Hia Kui y Khun Phitak, este último el menos congestionado.

La mejor hora para llegar a este mercado flotante es en la mañana, antes de las 9 y de preferencia a las 7, por lo que hay que madrugar dado que lleva más de una hora llegar desde Bangkok. El recorrido puede ser más largo de lo que uno pasa en el propio mercado, pero vale la pena la visita, si bien no se debe tener expectativas de que todo sea como las imágenes de las tarjetas postales o folletos. Hay que ir con ánimo de diversión y avidez cultural. El recorrido suele incluir visitas a plantaciones de coco, toda una industria en Tailandia, donde se aprovecha la planta y el fruto, produciendo derivados, en una actividad industrial integral para beneficio de la población y del país. También pueden visitarse orquidearios y otros viveros, así como pasear sobre elefantes en senderos dedicados al turismo.

Una opción más es el mercado flotante de Anphawa por el rumbo de Samut Songkhram, provincia al sur de Bangkok que, a diferencia del de Damnoen Saduak, funciona al atardecer, casi en la noche, con lo que representa una opción para quienes prefieren no levantarse temprano si bien abre sólo de viernes a domingo. Está mucho menos congestionado y recibe menos turismo extranjero, lo que no significa que haya poca gente. Un pero sería que tampoco ofrece las vistas que podrían fotografiarse en el otro, y que son las comúnmente retratadas en revistas y libros, por cierto uno de los fines de visitar este tipo de mercados para llevarse una imagen con la que después se recuerde gratamente la visita a Tailandia.

En fin, que de mañana o de tarde, existen opciones para conocer los bucólicos mercados flotantes que se han visto en películas, revistas o documentales y que explican por sí mismos que el “País de las sonrisas” es también lugar de ciénagas, donde la naturaleza debe ser respetada y dejar que el agua fluya, aunque de manera controlada, para evitar desastres y continuar sonriendo.
Vendedores en Damnoen Saduak

Copyright 2011

Fotos y Texto: Hidalgo
 

lunes, 31 de octubre de 2011

Amenaza silenciosa

Desde Bangkok
Ante una amenaza silenciosa Publicada:  31 octubre 2011

Imágenes de los diques levantados con sacos de arena a causa de las recientes inundaciones en Tailandia.
Imágenes de los diques levantados con sacos de arena a causa de las recientes inundaciones en Tailandia. Ver fotos(3)
 Share

Después de tres semanas de angustiosa espera, la ciudad sigue preparándose para la avenida, silenciosa amenaza que se cierne sobre Bangkok.
 De hecho ya ha llegado a las orillas, afectando el Norte y Oriente de la capital y poniendo en jaque a los habitantes y autoridades que, impotentes ante las fuerza naturales, han cedido a sus caprichos.
Miles de sacos de arena son colocados, algunos apilados hasta a 2 metros de altura; en otros lados se erigen muros de tabique y cemento de 1 m que temporalmente parecen permanentes.
Las calles de la ciudad más poblada del país, que alberga a la sexta parte de la población, se ven semidesiertas desde que se suspendieron las clases en todas las escuelas el martes y más aún desde el jueves, 27 de octubre, cuando se inició el periodo de tres días hábiles que el gobierno decretó como festivos para la burocracia nacional con el fin de dar tiempo a la gente de avituallarse —con agua embotellada y alimentos secos—  y evitar exponerla. Con la medida también se ha querido facilitar la labores de protección civil, pues “mucho ayuda el que no estorba”.
Los que pudieron salieron de la ciudad, a otras partes del reino o a países vecinos. Varias empresas extranjeras —japonesas principalmente— y algunas misiones diplomáticas han preferido pagar los pasajes de las familias de sus empleados extranjeros para que abandonen Bangkok temporalmente, en vacaciones obligatorias.
Tokio ha sido un destino socorrido, a seis horas en avión. Niños y mujeres primero, todos están amenazados.
Lo paradójico es que en la semana ha llovido poco y la mayoría de sus días han sido soleados como el mejor verano, con calor de 40 grados centígrados, que con la humedad se siente hasta 8 grados más, en lo que parece un gigantesco baño sauna permanente.  Se puede imaginar que se está encima de una olla de agua hirviendo a fuego lento, cuyo vapor llega a sofocar. Lo que sucede es que el inusual volumen hídrico no se debe a las lluvias recientes y mucho menos a las que caen sobre Bangkok.
Son aguas que continúan bajando del norte ya no sólo por los cauces de los ríos sino por donde puede escapar el torrente. Agua que desde la semana pasada se vierte desde las cuencas de las decenas de represas que acumularon tanto que se vieron superadas y tardíamente han abierto las compuertas.
A lo largo de los siglos los tailandeses han construido diques y canales con el objetivo de controlar los ríos y evitar que la naturaleza deje sentir su fuerza periódica e implacablemente, pero no siempre se ha podido planear y hay que considerar que el idealizado control depende de decisiones humanas; no es que falle la red de exclusas o las represas, mucho menos la naturaleza.
La buen noticia ahora es que sólo una quinta parte del territorio está anegado, en su parte central; hace 15 días era la mitad. La mala es que se trata de la zona de mayor densidad poblacional y donde reside la planta productiva del país. El impacto en la manufactura tailandesa afecta a otros países y a la cadena productiva mundial, como el de las computadoras, por ejemplo, dado que el 25 por ciento de los discos duros se fabrican en Tailandia y se exportan a otros lugares de Asia o Latinoamérica que producen laptops, desktops y notebooks. El resultado es que los precios de estos aparatos han aumentado en cuestión de días y la producción se ha detenido recortando la jornada laboral de trabajadores a miles de kilómetros de distancia.
La espera de las amenazantes inundaciones en zonas de la ciudad tiene a la gente con ansiedad e incertidumbre. Es una amenaza que no ataca con furia como el tsunami o el huracán, ni súbitamente como el terremoto. Es posible que llegue, pero se desconoce cuándo y al hacerlo será lenta y silenciosamente y nada asegura que los sacos de arena colocados alrededor de rascacielos de cristal y acero en el distrito financiero realmente contengan tan preciado y vital líquido. Las barricadas de arena más fácilmente detienen ejércitos, con todo y que el agua no tiene armas de fuego, aunque siempre acecha en silencio.

Copyright 2011

Texto: Hidalgo

lunes, 24 de octubre de 2011

Desastre

La inundación tailandesa, gran prueba  Publicada:  23 octubre 2011 11:21 hrs. Imágenes del mal tiempo en Tailandia, causante de las grandes inundaciones
Imágen del mal tiempo en Tailandia, causante de las grandes inundaciones. Lluvia cerrada el sábado 15 de octubre de 2011 enla tarde.  Ver fotos(2)

5 Share

“Se recomienda estar atento a  las noticias y alertas de las  autoridades para saber si es  necesario evacuar”-fue el aviso  que recibió la población en  tailandés y en inglés el fin de  semana anterior, por cierto  uno de los más lluviosos. El  mensaje estaba dirigido sobre  todo a los habitantes de la  capital.
Sin embargo, nada pasó y el  lunes algunos voceros dieron la  buena noticia, que  reprodujeron los diarios:  “Bangkok está a salvo!” o “Se  declara salvada a la capital!”


bangkok, ya pasada la intensa lluvia.
  El agua que corre desde el norte había podido ser desviada por las autoridades a través de diques y utilizando el sistema de compuertas que existe en los diversos ríos y canales de la zona metropolitana.
 Pero eso no era todo. El martes, la novedad era que la mayor ciudad del país seguía en riesgo y estaba virtualmente rodeada de agua, como si fuera una isla medio seca en medio de un mar de agua dulce.
 La capital está sitiada por un enemigo natural que ha sido a fuerza contenido, pero que silenciosa y constantemente se cuela a la Ciudad de los Ángeles –nombre literal de Bangkok (Krugn Thep)-, celestiales ánimas que  parecieran no protegerla en  esta ocasión. El ejército de H2O  que deviene desde allende a las  fronteras del reino ha crecido  tanto que las muchas vías que  tiene para salir al mar en el  Golfo de Tailandia no le han  sido suficientes y al ser  contenido artificial y  obligatoriamente, la  concentración acuática se ha  elevado, como la única forma  de encontrar un escape  necesario e inminente.
 Al  subir, el agua sale por las  coladeras, por donde la lluvia  debía descender hacia el río, y  anega las calles, las cuales  comienzan a parecer canales.  La gente que al principio  caminaba mojándose sólo los  pies, unas horas más tarde, casi  puede nadar en arroyos o  albercas de hasta 2 metros de  profundidad. Esto ha pasado  esta semana en el norte de la  zona metropolitana, en la  grande Bangkok.   
Los habitantes que siguen  laborando o realizando sus  cotidianas actividades  despiertan ansiosos  preguntándose si su calle ya  está con agua. Pero no, la  mayoría la ha encontrado aún  transitable y entonces vuelven  a salir a su vida diaria.  Regresan a casa  preguntándose si esa tarde o  noche se inundará la calle y se  mantienen atentos a los  noticieros –y los rumores-. La  ansiedad ya dura algunos días.  Las noticias dicen que son más  de 14 mil fábricas que han  cerrado y que casi 700 mil  obreros han dejado de trabajar  en toda el área afectada de  Tailandia.
Hasta que las autoridades, que  han salvado temporalmente la  ciudad, sacrificando otras  áreas cercana a Bangkok  decidieron el jueves 20 que hay  que abrir todas las compuertas  y ceder el paso al agua;  capitular ante el poderoso  ejército del Hidros griego o del  Tlaloc mexicano, que en este  caso es de la diosa del agua  tailandesa, Nak o Naga,  serpiente acuática que igual  que protege y dota de agua para  los cultivos suele castigar con  inundaciones, tal como lo hizo  el ancestral y mítico rey de  Muang Badan, Naga Suttho  para castigar a quienes  atacaron a su hijo. La gente de  Tailandia pertenece a una  cultura del agua, pero esto ha  ido mas allá. 
Las peores inundaciones de  Tailandia pueden ser  consecuencia del cambio  climático; de la falta de  planeación; de la mano  constructora del hombre que  desintencionadamente ha ido  en contra de la naturaleza y  ahora se lo cobra destruyendo  lo erigido. Quién sabe, pero a  pesar de todo, se puede ver hoy  a un niño que juega sentado en  la marquesina de su casa con  un barquito a control remoto  en las aguas estancadas de lo  que era su calle; mientras en  otro lugar, un viejito practica  su matinal Tai-Chi con el agua  mojándole los pies.
Y es que los tailandeses todavía  sonríen, aunque se encuentren  encaramados en el techo de sus  casas o caminen con el agua  hasta el pecho. La vida tiene  que continuar.

Copyrights 2011

Texto y Fotos: Hidalgo

lunes, 17 de octubre de 2011

Inundaciones

DESASTRE
No es que a otros países no les pase o que algunas zonas de México no hayan tenido situaciones similares. Se trata de solidarizarse con un país amigo, aunque lejano de nuestro territorio en momentos en que se ve afectado por diluvios.
Lo que en estos días sufre Tailandia es un verdadero desastre natural que tiene a más de la mitad de este reino asiático en estado de emergencia causado por miles de millones de metros cúbicos de agua que recorre su territorio de norte a sur, con torrentes que no sólo provienen de las oscuras nubes que se encuentran casi permanentemente encima de él, sino de corrientes que desde los países vecinos, incluso desde el suroeste de China, llegan a través de los diversos ríos que surcan el sureste asiático.
La situación afecta a toda la región, de modo que los vecinos de Tailandia padecen también ahora mismo inundaciones, deslaves y deslizamientos de tierra, aunque la mayor parte del agua que cae en ellos diariamente desde septiembre va hacia el sur para desembocar en el Golfo de Tailandia, a través del Mekong, el Chao Phraya, el Tha Chin y el Bang Pakong  entre otros ríos, estos tres últimos en Bangkok, ciudad desde donde se escribe esto y que se encuentra a menos de 30 km de distancia del mar. La ciudad está en estado de alerta ante la posibilidad de que pueda inundarse esta semana.
Dos factores contribuirían a que Bangkok pueda anegarse: la llegada durante el fin de semana de la marea alta en el Golfo y la apertura controlada de las compuertas de varias presas río arriba, en el centro de Tailandia, que han sido rebasadas en su capacidad y deben desalojar volúmenes ingentes del preciado liquido y cuyos torrentes caerán al lecho del principal río de las planicies centrales tailandesas. La marea tiene un efecto negativo en estos momentos ya que al estar la capital casi al nivel del mar, con partes incluso abajo de esa elevación, la marea servirá de muro de contención a las aguas que por la fuerza de gravedad tendrían que salir al mar para desahogar los ríos y canales tributarios, lo que podría, dicen los expertos, provocar una especie de reflujo.
Las riadas han afectado desde septiembre pasado casi 40 provincias de 76, en 3 de las 4 regiones que hay en el país. Ya se consideran las mayores inundaciones en la historia moderna de Tailandia y las estadísticas no  mienten: Casi un millón de familias damnificadas, mas de 10 millones de hectáreas anegadas, 300 víctimas mortales y algunas decenas de desaparecidos, 2,500 escuelas afectadas, 30 carreteras clausuradas algunas con puentes rotos, sitios arqueológicos –parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad-, más de 200 mil trabajadores sin laborar porque las fábricas cerraron temporalmente, y una ciudad capital de 12 millones de habitantes que puede transitoria y realmente convertirse en la Venecia asiática.    
El impacto de las inundaciones se proyectará también en la economía nacional, pronosticándose ya una disminución de casi 2 puntos porcentuales en el crecimiento esperado para 2011. El devastador panorama en algunos lugares es tan desolador que más de un miembro del gabinete no ha podido contener el llanto en lo que comúnmente se conoce como el país de las sonrisas.
Desde algunos lugares del centro de Tailandia se ve un paisaje acuático que se prolonga hasta el horizonte. Es impresionante ver la explanada de Honda Motors Thailand donde se estacionan los vehículos recién fabricados anegada a un nivel en el que sólo los techos de los automotores se pueden mirar. O ver el centro de la antigua capital, Ayutthaya, cuyas calles parecen canales y sus centenarios templos y estupas budistas se encuentran dos metros bajo el agua lodosa de los tres ríos que normalmente circundan la zona arqueológica.  
Por algo los antiguos siameses y pobladores del sureste de Asia vivían en casas sobre palafitos, pues las riadas no son nuevas. La modernidad otorga confort pero no siempre atiende a la sabiduría que da la experiencia. Es momento de reflexionar al respecto y no solamente en Tailandia, pero sobre todo, es tiempo de solidaridad.H

Copyright 2011

Texto: Hidalgo

lunes, 10 de octubre de 2011

Siam Niramit dos

Siam Niramit, un viaje al pasado tailandés Publicada:  10 octubre 2011 Jorge Luis Hidalgo Castellanos

Imágenes del tradicional espectáculo Siam Niramt en la capital tailandesa
Imágenes del tradicional espectáculo Siam Niramt en la capital tailandesa Ver fotos(3)
 Share

Espigadas tailandesas con trajes típicos le reciben y guían por un largo pasillo hasta encontrar un elefante de verdad que casi le toca con su trompa, mientras come manzanas o zanahorias que los niños le ofrecen.
 

Detrás del paquidermo asiático se descubre una plaza con más gente, vestida tradicionalmente en seda y algodón e incluso con máscaras. Parece un carnaval asiático. También hay personas que a todas luces se nota que son turistas. Este lugar se llama Siam Niramit y es la entrada a un fantástico viaje por las tierras de lo que hoy es Tailandia.

Localizado en Bangkok, Siam Niramit resulta ser más que un lugar al que se acude para disfrutar de un show. Es un remanso en la ciudad que reseña cultural e históricamente lo que ha sido Siam. Tiene un espectáculo que cuenta su historia de forma resumida y amena en un lapso de 80 minutos, con 150 artistas en escena que usan más de 500 trajes elaborados con base en cuadros y pinturas de época.
 

Es un compendio de la historia de más de 700 años de este país del sureste asiático recreada con música en lo que se considera el escenario de mayor altura en el mundo con 12 m de piso a techo; 65 de anchura y 40 m de profundidad, ciertamente uno de los más grandes del mundo que permiten mover hasta 100 piezas de tramoya y elementos escenográficos que mantienen a los espectadores hechizados durante casi hora y media.
La música, la iluminación y los efectos especiales son parte imprescindible de un espectáculo de la naturaleza de Siam Niramit, que permiten ver en su escenario volar a 12 ángeles, ver llover y relampaguear en un pueblito,  percibir el paso del tiempo y las estaciones a través de los arrozales y navegar chalupas con vendedores en el mercadillo acuático o soltar en un arroyo decenas de ofrendas del acto que recrea el festival de Loi Krathong y ver sumergirse en el río a un aldeano. Todo en un mismo escenario y sin pausas o intermedios.


El tercer acto del espectáculo está dedicado a los festivales que a lo largo del año celebran los tailandeses desde hace siglos y que son parte del budismo, religión profesada por más del 90% de la población. Los budistas creen que para poder ir al cielo al final de esta vida, se deben hacer méritos en la tierra por medio de acciones y ofrendas a las deidades y sobre todo a Buda. A través de los festivales religiosos también se logran los méritos y Siam Niramit representa algunos de ellos: Boy Sang Long o la ordenación de los diamantes; Phitakon, el desfile de los fantasmas en el que hombres disfrazados con grandes  máscaras y sombreros asustan a la gente en danza similar a algunas de México; Songkran el Año Nuevo tailandés que no se conmemora en enero sino en abril; y el muy alegre Loi Krathong con su inolvidable y rítmica música que todo escolar aprende –nacional o extranjero- y canta vestido con un tradicional traje en el otoño.

Siam Niramit está abierto todos los días desde las 6 de la tarde, buena hora para recorrer su plazoleta y el pueblo tailandés edificado especialmente para permitir al público hacer un recorrido por la zona rural del país sin salir de la capital; de norte a sur y de este a oeste, con construcciones típicas, y pobladores vestidos a la usanza tradicional de cada región de Tailandia.
 

Estanques repletos de flores de loto, árboles de mango frondosos y animales propios de las granjas locales forman parte de la escenografía natural de esta maqueta de tamaño natural.
Después de apreciar la vida de la Tailandia profunda, se disfruta de una cena tipo bufete con platillos de la gastronomía tailandesa y china, como ritual previo –y necesario- del fantástico espectáculo que inicia a las 8 en punto de la noche y que minutos antes abre las diversas puertas que dan acceso al teatro de dos mil butacas de primera; asientos cómodos y reclinables, ubicados de tal manera que permiten desde cualquiera de ellos disfrutar el show y sorprenderse de ver elefantes en el escenario y a la mitad del local.

Siam Niramit es la recreación humana del reino de Siam; es un espectáculo de clase mundial; es el pasado tailandés contado a través de un viaje encantador.


Copyright 2011